AL LÍO

domingo, 25 de marzo de 2012

De dónde salió el proyecto "Escuela de Circo de Alicante"

En el verano del 2011 algo pasó.  La idea de crear una escuela de circo social en Alicante empezó a tomar forma, y dejó de ser un simple sueño. La playa del Postiguet, en Alicante, se convirtió en el escenario de esas primeras reuniones, donde estábamos todos sentados en un círculo, debatiendo y compartiendo la idea que tenía cada uno, de cómo podría ser una escuela de circo. El grupo lo formábamos (y lo seguimos haciendo), en su mayoría, por miembros Jóvenes Solidarios, y de la Asociación de Malabaristas y Circo de Alicante “Donyet Ardit”, que lleva una trayectoria de 15 años difundiendo las artes circenses en la ciudad. Esas primeras reuniones sentaron las bases de los primeros movimientos a realizar. Se estaba creando entonces, el grupo Jóvenes Cirqueros de la Zona Norte.


Empezamos a contactar con otras escuelas, a documentarnos, y seguimos dándole forma al proyecto. Mientras tanto, Nuria y Visen continuaron impartiendo el curso de malabares para chavales, en el barrio de Juan XXIII. Este taller, que se realiza de manera semanal ha sido una de las semillas del proyecto. Es por ello que la esencia del proyecto fuese situar la futura escuela en la Zona Norte de Alicante.


Conscientes de la importancia y responsabilidad que conlleva crear y gestionar una Escuela de Circo, el primer paso importante que hemos llevado a cabo, es la solicitud de una subvención a un programa europeo de proyectos juveniles, para la realización de un Seminario de Formación. De esta manera, los futuros profesores de la Escuela podremos empaparnos directamente de información, experiencias, y conocimientos, compartiendo con profesores que trabajan actualmente en escuelas de circo social, tanto en España, como en el extranjero.

Hasta la fecha, hemos hecho alguna exhibición de circo para los chavales (IES Las Lomas), y continuamos con los talleres semanales en Juan XXIII. Seguimos siempre, con ganas de ir creciendo, en cuanto a infraestructura, y participación de los chavales. Creemos en el Circo, como una herramienta de educación social, cargada de muchos valores, que puede aportar muchos beneficios.